Imprimir esta página
Martes, 10 Julio 2018

Alumnos fueron llamados a dar buenos frutos

En una casa salesiana todo comienza y culmina con Dios, es por esto, que el 04 de julio se celebró en ambas Sedes del CEST, una liturgia de acción de gracias por las vivencias y frutos del primer semestre. En la celebración, presidida por padre Pedro Pablo Cuello en Sede Sur, y por el diácono Eduard Rojas en Sede Norte, se agradeció por la presencia de Dios en cada momento compartido: por los procesos de aprendizaje, por los signos de compañerismo, por aprender a enfrentar momentos difíciles, por fortalecer la paciencia y esperanza de los profesores y por los desafíos que siempre son metas posibles para todos aquellos que confían en el Señor.

Padre Pedro Pablo Cuello agradeció a Dios porque ha depositado la semilla de su Palabra en cada uno de nosotros, invitando a los jóvenes a hacerse responsable de hacer crecer esa semilla, para que dé buenos frutos. Asimismo, llamó a los estudiantes a ocupar bien el tiempo de vacaciones, incentivándolos a estar con sus familias: “tu familia te necesita, tú debes darle tiempo a tu familia, tu familia necesita de tu cariño, de tu afecto; tú joven puedes dedicarte también a tu familia”, agregó padre Pedro.

La semilla de la Palabra crece en el corazón de todos, por eso, se representó la semilla en saquitos que recibió cada delegado pastoral de los cursos y que luego colocaron en el altar de sus aulas.

La celebración culminó con la bendición impartida por padre Pedro en Sede Sur y diácono Eduard Rojas en Sede Norte, dejando la pregunta para el segundo semestre ¿cuáles son los frutos que recogeré?

Liturgia acción de gracias primer semestre Sede Norte
Visto 361 veces